Blanqueamiento Dental

El sistema más común en los tratamientos de blanqueamiento dental es la utilización de peróxido de carbamida o peróxido de hidrogeno. Estos peróxidos, se aplican en la clínica y se activan mediante diferentes tipos de luz (laser, plasma, luz fría, etc). Normalmente estos tratamientos van acompañados de un refuerzo que se aplicará en casa durante unas semanas.

Los tratamientos de blanqueamiento dental químico, no son efectivos para todas las personas. Fumadores diarios, personas que tomen  2-3 tazas de café al día, personas que tomen a menudo zumos de naranja, son ejemplos de pacientes a los cuales el blanqueamiento dental no va a funcionar correctamente.

Pacientes con mucho desgaste dental tampoco podrán hacerse este tipo de blanqueamiento por la sensibilidad que puede provocar este, para todos ellos no obstante, existen otras alternativas como los tratamientos de revestimiento del esmalte, carillas de porcelana o las carillas de composite.

Los tratamientos de blanqueamiento dental químico del esmalte, tienen una duración aproximada de 1 año con el color logrado, después es aconsejable hacer un recordatorio anual para mantener el color conseguido.