Carillas de cerámicas

Las carillas hechas de porcelana son finas piezas de porcelana que se utilizan para recrear el aspecto natural de los dientes, al tiempo que proporciona fuerza y ​​resistencia comparable al esmalte del diente natural. A menudo es el material de elección para aquellos que buscan hacer ligeras alteraciones de posición, o para cambiar la forma del diente, el tamaño o el color. Puede aplicarse en casos difíciles de tratar, pero en ocasiones es recomendable proceder a otro tratamiento más adecuado.

Este tipo de carillas consisten en la fusión de finísimas láminas cerámicas que se fusionan artesanalmente dando la forma y textura del esmalte.

Es un tratamiento de estética dental poco invasivo. Al ser láminas que se colocan sobre el esmalte dental, la posición original de los dientes no debe ser modificada en exceso antes de aplicarlas. Además, se ajustan de forma perfecta a la estructura dental, hecho que te permite hablar, comer y beber con normalidad.

Las carillas de porcelana presentan una larga duración. Pueden desgastarse e incluso romperse, pero no es habitual en un corto período de tiempo. Dependiendo del trato que reciban, durarán más o menos. Otros tratamientos, en cambio, no son capaces de mantener la estética dental durante tanto tiempo. El color, brillo y aspecto de los dientes no se modifica a lo largo de los años.