Periodoncia

Las enfermedades periodontales son procesos infecciosos que afectan a los tejidos que sostienen los dientes (hueso y encía) y cuyo resultado final, en ausencia de tratamiento, puede significar la pérdida de éstos últimos.

Sin embargo, estas enfermedades disponen de protocolos de tratamiento bien definidos, con resultados altamente predecibles y estables a largo plazo, siempre y cuando el paciente realice un adecuado mantenimiento

La finalidad principal del tratamiento es frenar la pérdida de hueso. Una vez terminado el tratamiento es fundamental seguir un estricto programa de Mantenimiento (altos niveles de higiene bucal y visitas periódicas a la clínica para eliminar el acumulo de bacterias y sarro).

El tratamiento va dirigido a eliminar las bacterias productoras de la enfermedad, corregir los factores que le hacen más susceptible a las mismas como el tabaco y ciertas alteraciones dentarias como las malposiciones, por último es necesario crear las condiciones para que la enfermedad se pueda mantener controlada a largo plazo.

Las principales enfermedades periodontales que afectan a una dentición son la periodontitis y gingivitis.

Hoy en día con el advenimiento de la implantología la periodoncia también es la encargada de la prevención y tratamiento de las enfermedades periimplantares como la perimplantitis.

La enfermedad periodontal se manifiesta como una gingivitis (inflamación y sangrado de la encía sin afectar el hueso) o periodontitis, donde ocurre la destrucción del hueso que soporta el diente. Si no es tratado a tiempo puede ocasionar la pérdida de los dientes.

En el caso de la gingivitis es suficiente una mejora de la higiene oral y profilaxis periodontales que son actuaciones preventivas rápidas, sencillas y nada molestas.